GOOD SERVICE Asesoria empresarial BADAJOZ Badajoz

Así de letal es el coronavirus en los pulmones

20/04/2020

«El daño que estamos viendo no está aislado en ninguna parte del pulmón. Es un daño severo en ambos pulmones de manera difusa». Son las palabras del doctor Keith Mortman, jefe de Cirugía Torácica en el George Washington University Hospital al observar el escáner de un paciente de unos 50 años, hipertenso, con coronavirus. Aplicando tecnología de realidad virtual el centro médico pudo observar el estado de los pulmones del hombre, que había empeorado rápidamente desde los primeros síntomas (fiebre, tos, falta de aliento) hasta necesitar «el máximo soporte del ventilador». El resultado de este análisis, que se muestra en el siguiente vídeo, es una imagen clara de la infección causada por la Covid-19.

La infección por coronavirus se desarrolla de dos maneras: como una infección en los pulmones que incluye lo que se considera un resfriado común o como una infección en el intestino que causa diarrea. El primer caso es el que observan en el George Washington University Hospital y el proceso comienza así:

 

Como explica Benjamin Neuman, profesor de biología en Texas, en un artículo publicado en The Conversation, la Covid-19 que comienza como si fuera un simple resfriado común puede agravarse al activarse el sistema inmunitario. Este, en el intento de acabar con la infección, puede causar mayor daño a los pulmones e incluso la muerte.

 

La puerta del virus y cómo se camufla

El SARS-Cov-2 puede pasar en pocos días de un simple resfriado a una neumonía grave y hay diversos factores que influyen en la letalidad del coronavirus. Uno de ellos tiene que ver con la proteína ACE2 que el virus usa como puerta acceder a las células y reproducirse y que es también importante para regular la presión sanguínea. De ahí que la Covid-19 sea más grave es personas que sufren hipertensión. Es el caso del paciente del George Washington University Hospital, quien no tenía más patologías previas.

Otro de los factores es su capacidad de camuflaje. «El SARS-Cov-2 es más grave que la gripe estacional en parte porque tiene muchas más formas de impedir que las células pidan ayuda al sistema inmunitario», explica Neuman. Una de las formas en que las células intentan revertir la infección es fabricando interferón, una proteína señalizadora de alarma. No obstante, el coronavirus «bloquea la producción» y así la enfermedad «puede crecer durante un mes, causando un poquito de daño cada día». Esto contrasta con la recuperación en el caso de una gripe común, que la mayoría de personas superan «en menos de una semana».